Queridos amigos:

Con este post quiero daros un poquito de luz sobre qué implica celebrar un concierto Gospel. Síiiiii, ese tan bonito que quien lo vive en el escenario parece que se lo pasa tan bien (¡justo así es!) que, según algunas mentes del mundo de yupi, casi tendría que pagar por hacerlo, por lo que ya de cobrar casi mejor ni hablamos …

Realizar un concierto de Matina y Gospel Libertad no es moco de pavo señores. Y menos organizarlo (ahí te quiero ver, morena). Y menos siendo concierto de ámbito cristiano, ahí ya no tengo palabras.

Por un lado está toda la organización interna del coro: formación de las voces, creación y estudio del repertorio, coreografías, ensayos, coordinación con los músicos, preparación del vestuario etc … y multitud de detalles más de gestión imposible de enumerar todos que, aunque no lo parezca, son insdiscutiblemente necesarios para un resultado final óptimo, y que restan gran cantidad de tiempo.

Todo es imprescindible para salir a un escenario con dignidad y un mínimo de calidad.

Pero la organización del concierto en sí ya es la repera:

Primero de todo, el permiso del párroco de la iglesia. La verdad que algunos son un cielo y se les nota que les gusta la música, pero hay que decir que otros son un morro torcido al respecto. Si les sacas del Sanctus, ya te consideran casi subversivo, aunque esto por suerte ya está cambiando. Algunos ya se están convenciendo y más después de haber presenciado uno de nuestros conciertos. ¡Menos mal que en nuestra Basílica todos son una auténtica bendición y lo tienen más que claro!

Una vez conseguido el primer objetivo, toca la elección del día. No vale cualquiera y menos en medio de un puente o junto a la venta de magdalenas para tal viaje de la catequesis o la calçotada parroquial para invitar al cotarrillo de comunidad. Innumerables saraos hay que sortear.

Y aquí viene lo gordo: contrata equipo de sonido y luces, coordina músicos, contacta con el artista invitado, imprime las entradas físicas, contrata plataforma de venta por Internet, promoción en redes y prensa, imprime carteles de promoción y pégalos por las calles, sal a vender entradas al final de las misas… ¡Ay! Me estreso de sólo enumerarlo.

Y así resultan de maravillosos nuestros conciertos de Matina y Gospel Libertad como el de mañana viernes 24 de mayo a las 21:00 en la Basílica Hispanoamericana de Ntra Sra. de la Merced de Madrid.

¿Te atreves a comprobarlo?

Te esperamos con los brazos abiertos y todo a punto.

Música y … ¡acción!