Skip to Content

Category Archives: Blog

Adoración ante el Lignum Crucis

por Thelma LLoren
Cuando era pequeña mi madre nos repartió entre los hermanos el escapulario de Nuestra Virgen de Garabandal. Desde entonces siempre ha sido una asignatura pendiente para mi visitar ese lugar que se antojaba tan especial.
Cuando mi coro Matina y Gospel Libertad anunció los planes de hacer este peregrinaje, sentí una emoción extraña ¿envidia quizás?  Umm…son tiempos de pandemia y temía apuntarme por precaución. Aún así, cuando hablaba con Dios le decía que quería ir allí. Estaba segura de que algún día iría, pero si Él quería que fuera con el coro Él tendría que facilitar las cosas.
Una semana antes de la peregrinación recibí una llamada sorpresa de nuestra compañera Yvonne, que acababa de volver a España desde Senegal. Me dijo que yo tenía que apuntarme a ese peregrinaje. Ya sabemos que una llamada de Dios no se puede ignorar… no quería que me tragara una ballena, jajaja.
Puse patas arriba los planes de mi coro gospel. No sabía si habría hueco para ir en algún coche o si quedaba alojamiento. Gracias a Dios mi querido marido accedió a venir, o sea que ¡transporte arreglado!. Además ¡encontraron alojamiento para nosotros!
No voy a escribir sobre Garabandal porque nuestra querida María Alberdi ya lo hará. Voy a escribir sobre la sorpresa que se nos presentó al quedar inesperadamente cancelada la actividad programada para el segundo día en San Sebastián de Garabandal.
Para nuestro asombro, Dios nos guió el sábado 29 de agosto hacia el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, conocido por la reliquia de Lignum Crucis, el trozo más grande que existe de La Cruz donde murió Jesucristo. No sabía nada de su existencia, ni me cabía en la cabeza que pudiera existir un trozo de madera de hace tantísimo tiempo. Si pensar en ello impacta, espera cuando estés en su presencia. Así es como me sentí – lo voy a escribir en tiempo presente porque para mi esto es como si me estuviera pasando ahora mismo:
Te encuentras delante del mismísimo madero donde crucificaron a Jesús. Le sientes allí, te dan ganas tocarlo, te emocionas. Quieres quedarte cerca de Él y pasar más tiempo contemplándolo. En un momento dado, durante las alabanzas, los cantos, los momentos de silencio en aquella capilla maravillosa del Monasterio donde se nos concedió el maravilloso regalo de realizar nuestra adoración, me vino la imagen de Jesús tirado en el suelo. Vi su cabeza con la corona de espinas, la cruz pesada, su mano agujereada. Y yo me agaché intentando cogerle la mano para levantarle. De repente la escena cambió y era yo la que estaba caída en el suelo y Él levantándome con su mano agujereada. ¡Me invadió una emoción tan fuerte y tan suave a la vez!  Sentí su gran amor, su dulce compasión. En ese momento me acordé de cuando alguien me comentó vehementemente que esas personas que crucificaron a Nuestro Señor eran malos y pecadores. Aquel comentario me hizo pensar si Jesús nos vería de la misma manera. Sin embargo, en mi visión sentí que Él nunca mira así a quienes le crucifican y se burlan de Él. Puede que todo su cuerpo esté lleno de llagas y heridas y esté muy muy cansado, pero su mirada hacia nosotros sigue tierna. Él ve nuestras frustraciones, dudas, miedos y debilidades. Él nunca nos condena, no lo puede hacer porque cada uno de nosotros lleva una parte de Su Espíritu, y Su Espíritu no puede ser más bello y puro. Sólo desea que volvamos…
¡Qué maravillosa visión de amor incondicional!  Señor queremos volver a Ti y amar como Tú.
Gracias por llevarnos a tu Lignum Crucis. ¡Alabado sea Tu Nombre!

PEREGRINACIÓN A GARABANDAL


GARABANDAL – EL FRUTO DE UNA DULCE ESPERA

por Miriam Puebla

El dulce plan: música, fe, servicio, compañerismo, amistad, superación y esperanza, aderezado con mucho amor,  son los ingredientes de esta aventura, fruto de la espera en un confinamiento inesperado. Un apasionante camino el de la preparación de esta peregrinación de Matina y Gospel Libertad a Garabandal que por fin alcanza su esperado desenlace.

El desarrollo del entrañable plan, enmarcado en la mejor actitud y el buen humor, no tiene desperdicio: planes puestos una y otra vez boca arriba, boca abajo, del revés, pintados de todos los colores y aliñados con todos los condimentos y sabores posibles.
Algunos lo tienen claro, otros se lían, otros la lían con su humor siempre presente. Pero lo que cabe destacar, por haber primado en todo momento, es el apoyo mutuo. La unión, la fe sin fronteras, la valentía de afrontar situaciones límite vividas por circunstancias personales, y la particularidad del momento, sostenidas siempre por una indudable confianza sin límites en la intercesión de María.

Y POR FIN LLEGA EL MOMENTO DEL PEREGRINAJE DE MATINA Y GOSPEL LIBERTAD A GARABANDAL

Deseosos de llegar al lugar donde tuvieron lugar las famosas apariciones, cada uno lleva su mochila cargada con sus intenciones, sus pensamientos, sus conjeturas:  “con qué me voy a encontrar, qué voy a vivir, cómo me voy a sentir”…

Esperanza ante lo que vamos a vivir con gran ilusión, regalo del Espíritu que nos ha unido y nos acompaña siempre. Él nunca falla.

Pues sí amigos, el último fin de semana de agosto, el coro gospel Matina y Gospel Libertad, acompañado de familiares y amigos, se reúne por fin para peregrinar a San Sebastián de Garabandal y encontrarse con nuestra Madre.

Nuestro deseo es vivir intensamente este momento tan especial cantándole con todo nuestro corazón. Cantaremos durante el viaje, en el camino del Rosario mientras lo vamos rezando, a sus pies en los pinos, frente a la Cruz…  y al día siguiente sábado 29 viajaremos al monasterio de Santo  Toribio de Liébana donde cantaremos una adoración a las 18:30.  Estamos muy ilusionados, pues en dicho monasterio se encuentra ¡el mayor trozo de La Cruz de Cristo! 

¡Qué maravilla de excursión!.

Con mis mejores deseos, pido a nuestra Madre que acompañe en su dulce camino a este entrañable grupo cargado de espíritu y bendiciones.

 

LOS FRUTOS DEL CONFINAMIENTO

 

por Mari Carmen Cucharero

Alfonso llevaba metido en casa dieciocho días y no sabía cuántos más tendría que estar confinado en aquel piso de sesenta metros en el que vivía con su esposa y su hijo de dos años.

Había pasado de madrugar, coger el coche para meterse en un atasco, pasar nueve horas en la oficina, comer en un táper y tragarse otro atasco antes de volver a casa a ganar una hora de sueño, ahorrarse el atasco, trabajar en el salón de casa, comer con su familia y quitarse otro atasco. Y no porque su empresa hubiera implantado políticas de conciliación familiar, sino porque una pandemia arrasaba el mundo.

¡Cuántas veces había anhelado pasar más tiempo con su familia! Aunque no pensaba que su deseo se fuera a cumplir de golpe. Él se refería a poder sacar una hora al día, por ejemplo. Ahora pasaba más tiempo con su pequeño Ángel, dándose cuenta de lo inteligente que era para tener tan solo dos años. ¿Y cuánto hacía que no se divertía tanto coloreando y haciendo manualidades?

Por otra parte, también disponía de más tiempo para hablar con Carlota. Antes a duras penas sacaban un momento para tratar los temas domésticos mientras que ahora podían hablar de ellos y de su matrimonio.

Era curioso que él, que casi no saludaba a los vecinos del bloque cuando se los cruzaba, hubiera colocado por iniciativa de su esposa un cartel en el ascensor y en el portal por si alguien necesitaba ayuda para ir a la farmacia o al súper. Y ya había hecho dos veces la compra para una vecina de ochenta años que vivía sola. Eso sí, tomando precauciones y no acercándose a menos de dos metros. Parecía que en vez de comida estaba llevando material radiactivo.

Aquella pandemia le había hecho plantearse muchas cosas. Una de ellas era darse cuenta de todo lo que tenía en su vida y no valoraba. Se prometió que cuando todo pasara no volvería a ser el mismo tipo con prisas, que al final de su vida se pregunta a qué venía tanto correr si no ha tenido tiempo para vivir realmente.

Después de dejar dormido a Ángel, entró en el dormitorio y encontró a su mujer sentada en la cama, con los ojos húmedos, un pañuelo en una mano y un collar en la otra. Sus labios no dejaban de moverse como si murmurase algo, pero sin emitir sonido.

Se sentó a su lado y le preguntó qué le pasaba. Habían ingresado en la UCI a la madre de su mejor amiga. Él la conocía, era una señora que hacía unos pastelitos de limón deliciosos.

—Estoy rezando por ella y por todos los enfermos. Y por los que ya se han ido. Y por las familias que están sufriendo. Y por todos los que arriman el hombro para sacarnos de ésta.

Entonces él se dio cuenta de que no era un collar lo que su mujer apretaba en la mano, sino un rosario. No era habitual verla rezar. Ella solía ir a la iglesia, pero estaba cerrada.

—¿Crees que eso sirve para algo?

—Sí y mucho, aunque no se vea.

Sin saber por qué, él sintió el deseo de rezar también, de modo que le pidió que le enseñase cómo se hacía. Cinco minutos más tarde los dos rezaban el misterio doloroso de Jesús cargando con la cruz.

De pronto, Alfonso se avergonzó de su pregunta. Carlota tenía razón. Sí, rezar servía y mucho. Hacía tiempo que él no se había interesado por Dios, pero en aquel momento dos lágrimas asomaron a sus ojos al sentir el Amor inmenso e infinito de aquel Dios hecho hombre que iba camino del Calvario, cargando un pesado madero. ¿Qué necesidad tenía Dios de bajar a la Tierra y dejarse condenar a muerte?

Aquel Dios seguía con la humanidad y estaba el primero al pie del cañón, sosteniendo a los enfermos, moribundos, tristes, cansados… Le resultó increíble que el ingreso de una mujer en la UCI le hubiera hecho recuperar la fe.

 

 

MI CLUB DE FANS

 

por Miriam Puebla

Soy de las que piensa que no hay nada escrito, que el camino y las apuestas las hacemos nosotros, muchas veces rebelándonos a lo que siempre nos han hecho pensar que era lo correcto.

Cada día vemos a nuestro alrededor necesidad, explotación, incomprensión y sufrimiento como consecuencia de una sociedad en la que no hay un sitio digno para todos.

El amor lo puede todo. Lo hemos oído tantas veces, que no nos damos cuenta de que se ha convertido en una coletilla de la que desconocemos el verdadero significado.

A veces hay que escapar, dejarlo todo y hacer una apuesta por lo incierto, lo desconocido, para darse cuenta de que lo que nos rodea no merecía la pena, emprender una nueva aventura para encontrarnos con ese Amor y entender el verdadero significado de la frase. ¡Qué sencillo y a la vez qué complejo!

A veces hay que escuchar esa Voz superior que no sabes de dónde viene, pero que te dirige a hacer lo que nunca hubieras imaginado, y te sostiene con tal Fuerza que no tienes dudas.

Huir, luchar, empezar de nuevo con incertidumbre, pero con la seguridad de que lo estás dando todo por lo que es justo. Y entonces comprendes que es lo correcto, y que todos los caminos te han dirigido hacia donde estás, que Él te ha dirigido.

Siento que el padre Doñoro ha sido llamado por esa Voz y sostenido por esa Fuerza Superior para realizar su misión en el Hogar Nazaret.

No puedo evitar que se me salten las lágrimas cada vez que hablo de su proyecto, me emociona tanta generosidad, tanto amor, tanta sencillez convertida en grandeza, porque eso es lo que es el Hogar Nazaret, un proyecto GRANDE lleno de Amor, lleno de Dios.

Admiro a los valientes, a la gente con coraje, a aquellos de los que la gente a veces puede pensar que están locos, pero que no les importa ser diferentes si su lucha va a ser buena para los que les rodean; a los insatisfechos con las injusticias, a los que se rebelan.

Cada vez que descubro a un “valiente”, un “ser individual” que con la simple ayuda del de Arriba puede mover tanto, desde mi espíritu inquieto le atribuyo “mi máximo galardón imaginario” y pienso: ”le voy a poner un club de fans”.

Pues uno de “mis galardones” va para el Padre Doñoro, por haberse dejado llevar por La Voz, por haberse rebelado, haber roto todos los esquemas, atravesado tantas barreras, y haber apostado por devolver sus derechos y una vida digna a tantos niños.

Ojalá este concierto gospel, que Matina y Gospel Libertad vamos a ofrecer en Valladolid este sábado 15 de febrero, sirva para que este sueño de Dios cargado de esperanza para tantos niños siga vivo.

Los caminos de Dios son inescrutables, pero de su mano no nos podemos perder, Él nos sostiene.

Gracias Padre Doñoro por llenar de Amor tantas vidas, y bienvenido a mi club de fans.

ADORACIÓN EN ADVIENTO

 

 

 

Nuestra Adoración

por Cristina Oliver

Es esa sensación de paz y serenidad que recorre todo nuestro ser al reunirnos a media luz y en oración.

Llegamos a la Cripta de la Basílica Nuestra Sra. de la Merced. Colocamos y encendemos las velas con la agradable sensación de que vamos a encontrar esa respuesta a nuestras oraciones, a nuestras peticiones.

Venimos a ti Señor en silencio con nuestras penas, con nuestros problemas

En ocasiones con la preocupación de tener cerca al amigo o al familiar que sufre una dolencia, una enfermedad .

Buscando tu gracia,tu consuelo…tu perdón.

Nos entregamos a Tí.

Ponemos nuestras modestas voces con todo nuestro gozo y te dedicamos ese pequeño ramillete de canciones.

Nuestra directora MATINA (Maite para mí) nos acompaña con su entrega, su teclado, su armonía en la voz, y todo se transforma en una plegaria de alabanza y dulzura. ¡Gloria a ti Señor !

Y nos llenamos de Paz y de Esperanza… como María, con María.

Ven a vivir con nosotros esta velada tan especial. 

Unidos en nuestra Hora Santa.

ADORACIÓN CON MATINA Y GOSPEL LIBERTAD

 

Por Thelma LLoren

 

Eclesiastés 4:9-10

9 Mejor dos que uno, pues obtienen mayor recompensa en sus fatigas. 10 Porque, si caen, uno levantará al otro. Pero ¡ay si uno cae sin tener a nadie que lo levante!

¿Conocéis la pachira? Es una planta que viene de la América tropical y que recientemente ha sido introducida en el mercado de las plantas de interior porque cultivarla es fácil y su follaje verde queda elegante.  Sin embargo, lo que realmente aporta elegancia a la pachira es el habitual trenzado del tronco.  Esto se debe al cultivo simultáneo de tres plantitas que, según van creciendo sus tallos, se van trenzando y éstas crecen engrosando la base del tallo, quedando la parte superior más fina. Si las dejamos sin trenzar, se caen al suelo.  Gracias al trenzado la pachira se mantiene de pie y adquiere un aspecto indudablemente escultórico que complementa de forma espectacular el abultado follaje de la planta.

Al ver esta planta, me hizo pensar en nuestro Coro Gospel Matina y Gospel Libertad. Somos un grupo pequeño y estamos creciendo poco a poco. Cada uno de nosotros somos las plantitas de pachira que vamos creciendo y aprendiendo con nuestros compañeros. Nuestras vidas se van entrelazando y cada vez nos vamos conociendo y nuestra amistad va creciendo.

Pero hay alguien que realmente nos permite seguir de pie. Entre cada uno de nosotros y en medio de nosotros debe estar Jesús. Como la pachira sin entrelazar, podemos estar en la misma maceta durante años y sin Jesús en medio, crecer separados y experimentar menos beneficios de lo que Dios quiere que disfrutemos. Por otro lado, cuando nuestras vidas se entretejen con Dios, hay un mayor sentido de estabilidad y cercanía. Nuestra relación se fortalecerá. “Un cordón de tres hebras no se rompe rápidamente” (Eclesiastés 4:12).

Las amistades requieren cierto cuidado. Pero no nos olvidemos que cuidar estas relaciones implica la fusión espiritual para que Dios esté presente en el centro de cada vínculo importante. Dios es una fuente inagotable de amor y gracia, las cosas que más necesitamos para estar felizmente unidos el uno con el otro.  Aprendemos a perdonar y tener compasión, a aceptar con cariño las diferentes personalidades de cada uno.

Hacemos todo lo que Dios nos pide, y entonces vemos emerger la vida. Sabemos que todo fluye de Su gracia.  Es tentador creer que somos responsables de cambiar el corazón de alguien u obtener resultados con nuestros esfuerzos. Sin embargo, eso a la larga nos dejarán agotados. Dios hace que todas nuestras semillas crezcan y se conviertan en plantas fuertes y sanas. Es todo gracia.

Acabamos de hacer nuestra primera Adoración juntos. Un íntimo momento para estar con Dios, para hablarle, escucharle, sentado, de pie, arrodillado, postrado en el suelo, da igual cómo.  Lo importante es tenerle a Él en el centro. Con la adoración, aunque estemos concentrados en nuestra conversación con Dios, lo curioso es que nos estamos entrelazando nuestros rezos, nuestras mentes, nuestros espíritus y eso nos fortalece.

Tres plantitas con tallos delgaditos – trenzados juntos con Jesús en medio, se convierte en una planta robusta.

Señor, Te damos la bienvenida a nuestras relaciones en este humilde coro gospel. Con tu gracia y en nombre de Jesucristo, te pedimos que fortalezcas los lazos espirituales que compartimos para que se convierta en nuestra prioridad servirte y adorarte juntos.

MÚSICA POR EL PARKINSON

 

Estamos de vuelta en Matina y Gospel Libertad. Comienza un nuevo curso, una nueva aventura musical para nuestro Coro Gospel.

Después de un verano intenso: La boda del hijo de nuestro compañero Luis, viajes turísticos al extranjero, playa, montaña, peregrinación a Lourdes… volvemos a reunirnos de nuevo para continuar con nuestra misión de propagar el amor y la alegría a través de la música. Nuestros ensayos arrancan de nuevo, gracias a Dios, porque los echábamos muchísimo de menos. Venimos con las pilas cargadas de familia y amigos, pero siempre extrañamos nuestros encuentros de música y fe.

Sobre la mesa un montón de iniciativas que intentaremos llevar a cabo poco a poco. Por lo pronto ya hemos comenzado con las grabaciones en estudio de varios temas que conformarán nuestro primer CD. La labor de estudio es maravillosa y muy enriquecedora, pero el directo es el directo.

Así que comenzamos esta nueva temporada con un concierto gospel en colaboración con la Asociación Parkinson Madrid, que celebra el 28 de septiembre, por toda la capital, su gran fiesta “Música por el Parkinson”. Nosotros no podíamos faltar a la cita este año, así que allá vamos el próximo sábado 28 al Espacio Gospel World de la plaza de Callao, donde actuaremos a las 12:40.

Un reto para Matina y Gospel Libertad, que actúa por primera vez a pie de calle. ¡Anda! ¿No es ahí donde nos envía el Papa Francisco? “Salid a al calle” nos dice. ¡Pues ahí que vamos! Con nuestras voces, el corazón alegre y el Espíritu Santo de la mano, éxito asegurado.

 

VIRGEN DEL CARMEN, REINA Y SEÑORA DEL MAR

 

LA PATRONA DE LA MARINA

por Cristina Oliver

Se me agolpan las emociones. El olor a salitre, el clamor de la gente cantándole a la Virgen y aquella niña que miraba con los ojos muy abiertos el paso de la procesión.

Mi padre, mi marido y mi suegro han sido marinos de la Armada española.

Siempre el 16 de julio había un parada militar y se procesionaba con la Virgen. Se embarcaba con Ella y todo los buques y pesqueros hacían sonar las sirenas mientras navegaba. Lo viví mucho cuando era niña.

Mi padre y mi suegro ya no viven, pero para mi marido y para mí es muy emotivo. La vida… Es como si volvieran a estar aquí con nosotros.

Mi suegra y mi cuñada son Cármenes.

Yo hice la primera comunión un 16 de julio en Palma. Pasé un calor asfixiante con aquel vestido de organdí, la capota y el rosario entre las manos, en un convento de madres Capuchinas en el Borne.

Todo vuelve a mi mente a borbotones. Quizás porque la ausencia de mis padres me transporta, aún más, a aquellos años donde la inocencia y la ilusión por recibir la Primera Comunión lo hacía todo mágico.

Con este video video que os envío (pinchando el link más abajo) podréis emocionaros tanto como yo lo sigo haciendo. Quiero dedicarlo en especial a todos mis compañeros de mi querido Coro Matina y Gospel Libertad que me acercan a Dios en cada encuentro.

¡Viva Matina y Gospel Libertad! y ¡Viva la Virgen del Carmen!

Salve estrella de los mares
De tus manos iris eterna ventura…..


NECESITO TU PRESENCIA

NECESITO TU PRESENCIA

por María de Gracia Flores 

Sumida en la tristeza me encontraba desde hacía tiempo. A finales de 2010 tuve un accidente casero con resultado de fractura de la meseta de la rodilla . Dos años de rehabilitación, dolores continuos … sufrimiento y sufrimiento. Ese era mi día a día.
Hasta mi compañero durante tanto tiempo, se cansó de mis lamentos… y me vi sola y sin trabajo. Mi vida había cambiado de pronto. Le preguntaba a Dios por qué me pasaba todo esto ¿Por qué? Pero no obtuve respuesta, o al menos, eso creí.

Mi amiga Sol, que hace honor a su nombre, me animó para que comenzase a cantar en el coro de la parroquia. Me siento con mucha paz y felicidad cuando estoy en la iglesia.
Hace un año, una compañera del coro, me preguntó si me gustaba el Gospel , a lo que le contesté que SÍ. Entonces me habló de Matina y Gospel Libertad.
Busqué y encontré un correo. Sin dudarlo escribí y pregunté si admitían nuevas integrantes. Me respondieron que sí y que debía hacer una audición. Me presenté un jueves y Matina, directora y alma del coro, me hizo la prueba y me dijo: “Pasas a primera voz”  ¡Estaba admitida!
Jueves tras jueves, acudo a los ensayos con mucha ilusión y felicidad. Me pilla bastante lejos de mi casa, pero nada me importa.

Llega el momento de cantar frente al público, en las misas y conciertos, y voy notando que cada día que pasa le canto a ÉL con más devoción y amor, e incluso mi corazón se siente colmado de felicidad al hacerlo.

Nuestro último Concierto Gospel de la temporada nos llevaba a Cáceres para clausurar el XI Congreso Teológico Pastoral. Yo estaba bastante enferma. Mi ataque de asma me estaba jugando una mala pasada. Apenas salía mi voz, pero yo quería estar en ese concierto con mis compañeros. ¡No podía faltar! Algo me decía que debía ir…

Llegó el 15 de junio, día del concierto y ¡Gloria a Dios! Salió fenomenal pese a algunas voces (incluída la mía), pues los resfriados, faringitis y alergias habían hecho mella. Como siempre, gracias al Espíritu Santo, al que llamamos antes de salir a escena, salimos airosos y con nota. ¡Nunca mejor dicho!

Al día siguiente , domingo,16 de junio (día de La Santísima Trinidad), el padre Miguel Ángel Morán ofició una misa para nosotros en la preciosa capilla del seminario. Cantamos a capela ¡que maravilla!
Leí la segunda lectura y a medida que iba avanzando en la misma , me iba emocionando. Sentía que era para mí. Fui a tomar la Eucaristía y al decirme el padre : “El Cuerpo de Cristo” contesté con mucha devoción  “Amén” , y de mis ojos cayeron dos lágrimas.
Me senté y no pude reprimir mi llanto. Lloraba con mucha fuerza y sin consuelo.
Mi compañera Cristina , me abrazó y me dijo : “ Ay María , tienes que pedir ayuda . Te veo muy mal “ . Pero respondí : “No Cris, ¡me encuentro muy feliz! No puedo explicar esta emoción que invade mi corazón”

Después de la misa fuimos a conocer el casco antiguo . Yo temía que mi pierna no me dejara caminar, pero había que intentarlo. Comencé a caminar y caminar y ¡mi pierna no me dolía!. ¡Ese día no tuve dolor en todo el día! ¡Bendito sea el Señor ! ¿Dios me tenía reservada esta sorpresa ? Estoy segura de que sí y también de que Él me ha puesto en el camino de este maravilloso Coro Gospel para cantarle.

Os doy las gracias queridos compañeros por animarme en los peores momentos. Me siento muy feliz con todos vosotros. Sois lo mejor que me ha pasado en la vida.                      Gracias Matina por tu fuerza y sensibilidad hacia los demás . Eres digna de mi admiración.

Día tras día rezo al Espíritu Santo y le pido que me haga ser más humana y paciente con el prójimo. Necesito vuestra presencia…pero sobretodo, como decimos en nuestra canción:

“Necesito TU presencia ¿Estás aquí? .
De TU cuerpo, de TU sangre, para vivir”

¡GRACIAS!

¡GRACIAS!

por María Alberdi

 

Llevaba dos semanas sin comulgar… sin fuerzas… en combate.

Me sentía como una niña pequeña perdida en medio de la calle y no sentía su fuerza, aunque sí su presencia. No quería continuar. No podía.

Cada ensayo de los jueves me devolvía la alegría, pero era poner un pie fuera y se acababa la batería.

Lloraba en casa. Lloraba en el despacho. Se me estaba yendo la vida. Dejé de ver el sentido de la vida.

Quería irme con Dios… que todo acabase. Ya había sido hija, madre, esposa… Todo lo sentía mal hecho… pero hecho.

Me quedé sin voz. Tenía bloqueada la puerta del sagrario de mi corazón. Dios estaba ahí. Callado. Esperándome… conmigo, pero yo le tapaba la boca. No lo sabía.

Y me subí a aquel autobús con mi familia. Pensaba que era el demonio quien me había tapado la boca, pero ¡NO! Dios me decía: “Cállate y escúchame. María ¡Para!”

Mi familia estaba allí. Rezamos juntos. Estaba emocionadísima. No lo podía contar, pero una fuerza y un gozo, que no puedo explicar, se mascaba en el ambiente. Y tuve paz de Dios.

Mi familia… los misterios de mi Madre… Vuestra alegría.

¡Libertad! Así se apellida mi familia Matina Gospel. Nueva Jerusalén. Nueva vida para mi. Me abristeis todos vuestro corazón  y la puerta de mi sagrario quedó abierta.

Y nos vestimos de blanco y en aquél círculo sagrado con la unión de nuestras manos vino el Espíritu santo. Y me di cuenta de que yo era para él, que nada malo me iba a pasar. Tuve un secreto revelado. Entregarme  a Él.

Este concierto de Cáceres transformó mi corazón y mi alma. Canté exultante a Dios. Solo le veía a Él. Y hasta un hilo de voz me dio para hacer el salmo.

Luego me vino la paz aquel domingo y una serenidad  inmensa. Un nuevo proyecto de trabajo en mi cabeza  que le gusta al Señor… Llevaba meses mirando en otra dirección y fue comulgar y saberlo. En comunión con Dios, el Espíritu Santo y mi nueva familia

Dios me va a proveer de todo lo necesario para poder llevarlo a cabo. Había sido el necio que había enterrado el talento del amo.

Llegué a casa y les expresé a mis hijos lo que les amo. Y a mi gente.

Solo puedo agradecer a Dios el haberme puesto entre vosotros. Tengo y quiero ser María segunda voz. Ahora me llamo así, y soy para Dios y de Dios.

Sois mis ángeles y os quiero.

Matina, eso eres para todos … la luz de la mañana y quien nos hace despertar. Gracias por tu dedicación y amor.

Gracias a todos y cada uno de vosotros. Sois mi alegría.

Gracias Espíritu Santo

Somos de Dios y para Dios.

¡Aleluya!

 

 

 

title_goes_here